En España, tenemos más de 2.000 kilómetros vías de tren abandonadas, convertidas en itinerarios cicloturistas y senderistas.