Escuelas Pías de San Fernando

Escuelas Pias de San Fernando (1)Las ruinas de la iglesia del convento de las Escuelas Pías de San Fernando, son las protagonistas de hoy. Entre las calles Mesón de Paredes y Sombrerete, en uno de los barrios más castizos de Madrid, pleno Lavapiés, hoy son la sede de una Biblioteca y un Centro Asociado de la Universidad a Distancia.

Sufrió como muchos otros edificios religiosos en la Guerra Civil,  fue incendiado, se dice que por cenetistas un día después del comienzo de la guerra civil, el 19 de julio de 1936. Al parecer después de que falangistas atrincherados en su interior dispararan contra los transeúntes. Se mantuvo la ruina, tal y como quedó tras el incendio hasta el año 2002 que se adecuó para su uso actual. Antes, en los 40 en parte del solar , en la fachada de la calle de Embajadores, se construyó el Mercado de San Fernando, un lugar que está cobrando nueva vida y nos encanta.

Pero su historia se remonta en el tiempo y siempre fue un colegio muy reputado. El Colegio y la Iglesia de las Escuelas Pías de San Fernando tiene sus inicios en el Colegio de San Fernando, conocido en el barrio por Colegio de Lavapiés. Fundado en 1729 por el padre Juan García de la Concepción, capellán de la ermita del Pilar, en un solar de la calle Mesón de Paredes junto a dicha ermita. El párroco de San Justo, a quien pertenecía la ermita, hizo cesión definitiva de la ermita a la Orden de los Padres Escolapios, en 1735.

Gracias a numerosos donativos, incluidos los de los reyes Carlos III y Carlos IV, se levantó la Iglesia entre 1763 y 1791 por el hermano Gabriel Escribano, en base a una planta compuesta por una nave cuadrangular adosada a una rotonda, con una suntuosa cúpula.

Cambiar de nombre, a Colegio de San Fernando fue fruto del azar. Los Padres Escolapios querían el nombre de Nuestra Señora del Pilar, por sus inicios junto a la antigua ermita de dicho nombre, le consultaron a Carlos III. Carlos III encargó a su pintor de cámara un cuadro con la Virgen del Pilar y a sus pies a San Fernando de Castilla, a San Carlos Borromeo y a San Luis de Francia (patronos de la familia real). Se recurrió a la suerte para decidir y está se decantó por San Fernando.

Hecha queda la presentación, volveremos en otra ocasión para hablaros más de la biblioteca que alberga, una joya y de Gaudeamus, una terraza restaurante muy sugerente y con buenas vistas del barrio de Lavapiés.

Un abrazo.

 

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR