Casa de Tócame Roque

Casa de Tocame Roque (1)Madrid siempre ha sido un lugar abierto, de encuentro. Aquí siempre se han dado cita gente llegada de muchos lugares y nadie se siente extraño, es una ciudad de acogida. Pero en ocasiones el ambiente festivo, desenfadado desembocaba en bronca y altercado. Hubo una corrala especialmente conocida por estos incidentes, la Casa de Tócame Roque. Como se gesta esta historia dice mucho de como es esta ciudad y sus habitantes.

Las corralas son un tipo de vivienda, muy características del Madrid tradicional. Novelas como Fortunata y Jacinta de Benito Pérez Galdós nos cuentan como era la vida en ellas. Se construían como correderas, aún podemos ver algunas en el barrio de Lavapiés y otros lugares de Madrid. Comenzaron a construirse en el siglo XVI, y eran muy frecuentes en el siglo XIX. Fue la respuesta de la época a la necesidad de  de acomodar a los nuevos emigrantes a la capital de España que crecía rápidamente. En estas corralas las viviendas están distribuirlas en cada una de las plantas, y todas asoman hacia un patio central donde se realizaba una gran parte de la vida pública de la comunidad y que da luz y ventilación a las casas.

Lo que ha llegado hasta nosotros es que la casa les fue entregada como herencia a dos hermanos, Juan y Roque. Estos no consiguieron ponerse de acuerdo en el reparto. Ambos discutían, cada uno postulaba que la herencia les correspondía a ellos por entero. Juan le decía a Roque: “Tócame, Roque”. y Roque contestaba: “La casa tócame a mí, Juan”. La disputa duró años, y los vecinos, y todos los madrileños le dieron nombre a la casa : Tócame Roque.

Ramón de la Cruz le dedicó a esta alborotadora vivienda uno de sus populares sainetes: «La Petra y la Juana o el buen casero»

Se apoyaba en la historia que relataba que los vecinos de la corrala se amotinaron y decidieron dejar de pagar el alquiler a los caseros, negandoles la entrada a la propiedad.

En la confluencia de la calle Barquillo con la de Belén una placa recuerda el lugar donde se ubicaba la corrala con barandillas de madera abiertas a un gran patio de vecindad, ruidoso y concurrido ,la casa de Tócame Roque, expresión que hoy todavía usamos para definir una vivienda donde se arma mucho jaleo y los vecinos montan bulla y algarabía.

Un abrazo.

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR